articulo-

Ucrania, China no está cerca

 Fabrizio Casari

Dos horas de conversaciones con Xi Jinping no fueron suficientes para que Joe Biden convenciera a Pekín de que debía desempeñar un papel mediador en el conflicto entre Rusia y Ucrania. Como siempre, la conversación incluyó amenazas y advertencias no especificadas de EE.UU. a China en caso de que asuma un papel fuerte en la asistencia militar a Moscú. Xi Jinping no se inmutó, señalando que desde hace muchos años China es víctima de fuertes sanciones estadounidenses en todos los ámbitos, sin que éstas hayan provocado una crisis en su proceso de crecimiento. Todo esto tiene lugar mientras el batallón Azov intenta impedir la evacuación de los civiles en Mariupol y Zelensky recorre todos los parlamentos. Su última gira fue a la Knesset, donde fue abucheado cuando hizo una atrevida comparación entre Ucrania y el Holocausto; su próxima gira le verá en Roma ante una cámara de peones entrenados por un líder.

En su conversación con Biden, Xi Jinping reiteró las responsabilidades de Washington y la OTAN en el conflicto, así como la irresponsabilidad de Kiev. En este sentido, recordó que China espera respuestas sinceras de EEUU sobre los laboratorios clandestinos de investigación para la guerra bacteriológica descubiertos en Ucrania. Para Xi, la búsqueda de la paz redunda en el interés de todos y, por tanto, China desempeñará su papel. Pero se ha cuidado de no asegurar que no intervendrá en apoyo de Moscú; China, más que nadie, puede interpretar y valorar la petición rusa de garantías de seguridad.

Los chinos ya han comprado la Bolsa de Kiev y parte de la ruta de la Nueva Ruta de la Seda también pasa por Ucrania, por lo que es obvio que están interesados en el fin de las hostilidades. Pero el intento de convencer a China para que medie sólo sirve para separarla de Rusia, con la que está aliada tanto en el proyecto de gobernanza mundial como en la defensa mutua contra las garras del imperio en decadencia, también sellada por un acuerdo de cooperación militar.

La alianza política entre los dos gigantes es el resultado de una lectura común de una nueva fase en la historia de la economía, la política y las relaciones internacionales, y Washington se está dando cuenta de cómo crece la convicción en muchos países de la necesidad de reducir el grado de influencia de EE.UU. en la gobernanza mundial, tanto empezando a reducir el uso del dólar en el comercio internacional, como desafiando su liderazgo político, que ya está en crisis. Por lo tanto, las amenazas de Estados Unidos a Pekín no sirven de nada, por no decir que son una prueba de arrogancia y analfabetismo político. Mientras tanto, se especula sobre la duración del conflicto y los puntos de un posible acuerdo.

Estados Unidos se opone

A la solución negociada se oponen los Estados Unidos, que, aunque admiten que es posible un acuerdo, verían el final de la guerra como un éxito parcial de su plan. Zelensky ha comparecido ante el Congreso de Estados Unidos con una retórica belicosa y repite un día sí y otro también su petición de una zona de exclusión aérea sobre Ucrania, que la administración estadounidense niega rápidamente. A pesar de las presiones de los halcones demócratas, la administración Biden parece orientada a evitar la participación de la OTAN, entre otras cosas porque no sería aceptada por la opinión pública de ninguno de los países miembros de la Alianza.

Es curioso que los congresistas estadounidenses que emiten sanciones contra los países corruptos hayan aplaudido atronadoramente al presidente del gobierno más corrupto de la historia de Ucrania: Transparencia Internacional, una organización estadounidense, unos meses antes del conflicto había calificado a Zelensky como uno de los políticos más corruptos y enriquecidos ilícitamente de toda Europa. Curioso, pero no sorprendente, teniendo en cuenta la hipocresía de EE.UU. y el uso de la llamada «lucha contra la corrupción» en su beneficio comercial.

Biden llama a Putin «criminal de guerra», a pesar de que contribuyó directamente a la decisión de ir a la guerra en la antigua Yugoslavia y propuso el bombardeo aéreo de Belgrado como simple senador; esto fue antes de los seis premios Nobel de la Paz de Obama que refrendó como vicepresidente. Cientos de miles de personas han muerto, más de 2 millones han sido desplazadas y al menos 6 países han sido destruidos con la firma de Joe Biden en las órdenes presidenciales. Hay que estar seguro de tener una prensa arrodillada, militante y obediente, para cruzar el umbral de la paradoja y entrar sin miedo en el terreno del ridículo.

La insistencia de Washington en elevar su mirada a Moscú y en la supuesta falta de voluntad rusa para negociar oculta los temores estadounidenses por el fin del conflicto. El primer efecto de la solución sugerida por el Financial Times sería, de hecho, la salida de Estados Unidos de Ucrania con todo lo que ello conlleva: el fin del saqueo de los recursos naturales, el fin de la implantación de estructuras dedicadas a la guerra bacteriológica y el fin de la amenaza directa a Moscú. Es evidente que Biden no ve con buenos ojos una solución político-diplomática.

Para Washington, que no tiene ningún interés en la población ucraniana, el objetivo era únicamente golpear a Rusia, arrastrándola – provocación tras provocación – a una iniciativa militar que se convertiría en una guerra permanente. Le gustaría tener una Chechenia en medio de Europa, incluso con el uso de armas nucleares tácticas. En los planes de EE.UU. siempre ha existido una guerra que socavaría la economía y la estabilidad política de Moscú y también tendría un impacto negativo en la UE. Todo ello, cada uno por separado y a fortiori en conjunto, haría mucho bien a la economía estadounidense.

Zelensky se dio cuenta de que la presión estadounidense no era suficiente para mover a la OTAN, dada la oposición europea a involucrarse en el conflicto más allá del suministro de armas y la ayuda económica. Pero ni siquiera la llegada de armas, asesores militares y mercenarios ha cambiado el rumbo del conflicto, y las partes buscan una solución política. Rusia porque nunca tuvo la intención de ocupar Ucrania de forma permanente y no quiere enfrentarse a una repetición del conflicto de Chechenia; Zelensky porque sabe que el tiempo juega en su contra. El riesgo de habituación va de la mano de las evaluaciones de conveniencia y no es seguro que muchos de los partidarios de hoy no se conviertan en los indiferentes de mañana. Sabe también que el acuerdo con Moscú será lo único que le protegerá y eleva el llamamiento a la negociación; por la misma razón los rusos le invitan a la mesa de negociaciones, ignorando por ahora la petición del evento espectacular que proporcionaría una reunión con Putin.

Después de todo, un acuerdo, que puede parecer una especie de capitulación ucraniana, es inevitable. No sólo y no tanto por la fuerza abrumadora de Rusia, sino porque el gobierno ucraniano ha obtenido el máximo posible de la solidaridad internacional y no puede tener más. Por lo tanto, o un acuerdo con el gobierno en funciones, o la caída del gobierno y un acuerdo a la baja.

La OTAN y Ucrania

Al condenar la intervención rusa se ha argumentado a menudo que nadie estaba pensando en incorporar a Kiev a la OTAN y que, por tanto, los temores rusos eran y son injustificados. Pero esto ha sido rotundamente desmentido por las noticias, así como por la evidencia política. Si formalmente Ucrania no está en la OTAN, en el fondo la OTAN está en Ucrania. Una presencia confirmada por la destrucción del centro de entrenamiento de Yavoriv, a 30 kilómetros de la frontera polaca, donde los estadounidenses y canadienses entrenaban a unidades militares ucranianas y a mercenarios de todas partes. El centro era también el lugar donde se distribuían las armas procedentes de Estados Unidos y la UE. Pero aún más inquietante es el descubrimiento de una treintena de laboratorios biológicos y bioquímicos con fines civiles y militares, ahora bajo control ruso. Los ucranianos los dirigían, pero los estadounidenses gestionaban la investigación y los experimentos con patógenos. En concreto -según fuentes rusas- se trataba de la empresa estadounidense Black & Veath Special Projects Corps, financiada con 80 millones de dólares por el gobierno estadounidense a través de su agencia DTRA. El encargo, firmado el 21 de julio de 2019, era para la ejecución de un programa de «reducción de la amenaza biologìca.

Los documentos recuperados por los rusos también indican que otro contratista de la DTRA operaba en Ucrania: la empresa estadounidense CH2M Hill. Se le había adjudicado un contrato de 22,8 millones de dólares (2020-2023) para reconstruir y equipar dos nuevos biolaboratorios: el Instituto Estatal de Investigación de Diagnóstico de Laboratorio Científico y Habilidades de Salud Veterinaria (Kyiv ILD) y el Laboratorio Regional de Diagnóstico del Servicio Estatal de Ucrania para la Seguridad Alimentaria y la Protección del Consumidor (Odessa RDL). Según los documentos filtrados, se encargó a CH2MHill un programa por valor de 11,6 millones de dólares para «Contrarrestar la amenaza de patógenos especialmente peligrosos en Ucrania». Solo el personal estadounidense tenía acceso a todos los laboratorios, mientras que las inspecciones europeas estaban prohibidas en 2016.

Se podría pensar que los rusos son parte en la disputa y, por tanto, poco fiables en cuanto a la información, pero los documentos que se incautaron (alegremente ignorados por la prensa pro-OTAN) parecen, en cambio, confirmar lo que Moscú denunció. Tanto es así que la propia Victoria Nulland, subsecretaria de Estado norteamericana, organizadora del golpe de Estado de 2014 y auténtica garra de Estados Unidos en Europa del Este, tuvo la osadía o la necesidad de confirmar que “Estados Unidos ha invertido en los laboratorios de investigación bioquímica en Ucrania y lo importante es que lo que contienen no caiga en manos rusas”.

La Unión Europea, por supuesto, guarda silencio ante la violación de todos los protocolos sanitarios y militares en sus fronteras. Podría haber desplegado la diplomacia y la historia, desempeñando un fuerte papel en la defensa de la paz. Ha preferido hacer el papel de un ratón que se engaña pensando que está bailando en la cubierta del Titanic.