dinbas
Imagen referencial/ RT en Español

Situación en Donbás tras inicio de operación rusa de desmilitarización

Estados Unidos está analizando enviar más tropas a Europa de Este tras operaciones rusas en Ucrania.

En tanto la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, autorizó activar la Fuerza de Respuesta de la alianza, creada en 2003 para realizar operaciones militares y contar con una veloz respuesta colectiva antes de la llegada de más fuerzas.

Por su lado, el Gobierno de Argentina por medio de su embajada en Ucrania instó a los ciudadanos de su país abandonarlo ante las operaciones militares especiales de Rusia.

En ese sentido, las Embajadas argentinas en Polonia y en Rumania se pusieron a disposición para prestar asistencia a quienes se desplacen vía terrestre hacia esos países, lo mismo hicieron otros gobiernos como el de Ecuador y Colombia, han llamado a sus ciudadanos salir de Ucrania.

Por su parte, el presidente de Chile Sebastián Piñera, condenó la operación militar especial de Rusia en Donbás, que calificó de «agresión», y advirtió que representa un peligro para civiles.

«Colaboremos con otros países para buscar una solución pacífica del conflicto, dentro del marco del derecho internacional y la carta de Naciones Unidas», agregó.

El Gobierno de Brasil pidió la «suspensión inmediata de las hostilidades» por parte de Rusia en Ucrania y el inicio de negociaciones.

En tanto, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador expresó: «No queremos la guerra en ningún lado, en ninguna parte, no queremos que la gente sufra, no queremos que la población civil sea afectada, no queremos la confrontación bélica, esa es nuestra postura», puntualizó.

Hasta las 10 de la mañana, hora nicaragüense el Ejército ruso había derribado un helicóptero de ataque y cuatro vehículos aéreos no tripulados de las fuerzas armadas de Ucrania, además destruyeron 74 objetos terrestre de la infraestructura militar de Ucrania, durante la operación especial lanzada.

Del mismo modo, los misiles de alta precisión rusa destruyeron 11 bases aéreas, tres centros de mando, una base naval, así como 18 radares de sistemas antiaéreos, entre otras instalaciones militares.

En tanto, el Ministerio de Defensa ruso aseguró que los ataques militares no van dirigidos contra ciudades ucranianas ni ponen en peligro a la población civil, sino que buscan inutilizar la infraestructura bélica.

Y el Canciller ruso, Serguéi Lavrov expresó que siempre estarán listos para un diálogo “que nos devuelva la justicia y los principios de la carta de la ONU», aseguró.

Redacción central