comandante-daniel
Presidente de la República de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra.

Nueva guerra colonial en Nicaragua

Por Salvador Luna

Publicada en el sitio web: Geostrategy Geopolítica del Mundo Multipolar

El gobierno de Estados Unidos junto a sus aliados occidentales, la prensa, la oposición política dentro de Nicaragua y organismos internacionales regionales, han desplegado una campaña mediática en contra del Presidente de Nicaragua Daniel Ortega de corriente sandinista, la agresión imperialista se intensificó precisamente este año que tienen elecciones para elegir Presidente de la nación.

La guerra de colonización se ha desatado contra Nicaragua, sin fundamento alguno el imperio occidental de manera unilateral y absurda declaró a Nicaragua como un país que representa un peligro para su seguridad nacional, sobre todo de continuar en el gobierno el sandinista Ortega, al mismo tiempo, los medios de noticias occidentales que no informan sino desinforman, cantan todos al unísono las mismas mentiras y artimañas para tratar de manipular la opinión pública del pueblo.

El presidente es objeto de una campaña mediática compleja orquestada a nivel internacional, se le acusa en los medios proocidentales de ser un dictador y de buscar perpetuarse en el poder utilizando todos los medios posibles a su alcance, de represión política, violación a los derechos humanos, atentar contra la libertad y derechos políticos, los medios tradicionales se han unido a esta guerra de colonización que tiene cono objetivo crear un ambiente adverso para el actual gobierno, y provocar su derrota en las elecciones presidenciales el próximo 7 de noviembre.

La presión económica también se esta implementando para dar un golpe blando, con sanciones económicas de manera unilateral por parte de EEUU y a través del Departamento del Tesoro, se impusieron sanciones a personas cercanas a Ortega, entre ellos están Camila Ortega Murillo, hija del presidente, Leonardo Ovidio Reyes, presidente
del Banco Central, el diputado Edwin Castro Rivera, operador político en la Asamblea Nacional, Julio Rodríguez Balladares, general del Ejército, las medidas bloquean y congelan los activos de los funcionarios en territorio estadounidense, estás medidas son en represalia después de que el gobierno nicaragüense realizó varias detenciones de representantes de la oposición, por supuesto estas acciones son una grave violación al principio de no intervención y de la libre autodeterminación de los pueblos, las sanciones en detrimento de la economía nacional buscan asfixiar económicamente a la nación nicaragüense con el objetivo de calentar los ánimos en contra del gobierno sandinista. La Organización de Estados Americanos y su presidente Luis Almagro también están haciendo muy bien su trabajo en contra de Ortega, puesto que, lo ha declarado de ser una dictadura y promueve la adopción de medidas y acciones diplomáticas por parte de otros Estados, azuza a los gobiernos pro occidentales del continente para apretar tuercas e incrementar la presión sobre los sandinistas.

Uno de los instrumentos favoritos de EEUU y sus aliados para justificar una intervención a los países opositores a su modelo político son los derechos humanos, utilizados meramente como un instrumento más de dominación sobre las naciones, los DH se han convertido en un factor fundamental que cada vez que es necesario se utilizan para justificar y favorecer el intervencionismo en las naciones que se oponen al dominio estadounidense; los medios quienes se encargan de manipular la opinión pública y mentes de las personas están creando una imagen falsa del presidente, han desplegado una campaña a nivel internacional para declarar que comete graves violaciones a los derechos humanos de los nicaragüenses y que se debe implementar una serie de acciones para contrarrestar la represión y proteger a la población, se difunden imágenes de posibles actos de violencia y represión para declarar responsable al gobierno.

El presidente Daniel Ortega se convirtió en objetivo de los ataques imperialistas de EEUU y sus aliados regionales como al interior de país a través los medios de comunicación al servicio del imperialismo, todos cantan al unísono que el gobierno sandinista es una dictadura, que viola los derechos humanos y persigue a la oposición política para quitar a todos sus adversarios políticos con quienes tiene probabilidades de salir perdedor el próximo proceso electoral de noviembre, la prensa acusa falsamente a Ortega de represor y de representar lo peor para el país, hace ver cualquier intento por calmar los ánimos entre la oposición política es represión de estado contra los ciudadanos. Los medios de comunicación occidentales deben entender que todas las naciones tienen su propia cosmovisión, tradiciones, cultura y un modelo de vida diferente al que buscan imponer desde EEUU, que tratar de justificar una injerencia extranjera bajo pretexto de defender los derechos humanos no tiene más cavidad en el contexto mundial actual; el único objetivo de la dictadura mediática es desinformar para mantener hegemonía, en lo general siempre difunden información en contra de los gobiernos revolucionarios.

Estos mismos medios de comunicación al servicio de los intereses occidentales no hablan absolutamente nada de los logros que ha tenido el gobierno sandinista, tales como: 1. ampliación y modernización de la infraestructura productiva calles, caminos, carreteras, puentes, puertos, 2. repartición de la propiedad entregando miles de títulos de propiedad en beneficio de las familias, 3. Creación e impulso de un modelo económico democrático para incluir a los micros, pequeños y medianos productores sobre todo del campo y la ciudad, 4. en el área internacional un protagonismo más activo, siendo Nicaragua reconocida por su modelo de desarrollo ampliando significativamente las relaciones económicas y políticas internacionales, 5. No se ha permitido el posicionamiento de la delincuencia tras nacional en el territorio. Estos son solo algunos de los logros del gobierno revolucionario, de esto nadie habla, por supuesto porque sería benéfico para un gobierno adversario a sus intereses y podrían crear un efecto dominó a las naciones vecinas socavando sus intereses de dominación en la región latinoamericana.

Nicaragua y otras naciones que están siendo objeto de ataques mediáticos y coercitivos porque buscan vías alternas para impulsar el desarrollo de sus naciones, a través de la búsqueda de polos de poder diferentes, con el objeto de mantener relaciones internacionales benéficas, es decir, donde se respete la soberanía nacional, el principio de no intervención y autodeterminación de los pueblos, cada vez que en la escena internacional hay un gobierno adverso a los intereses de EEUU se aplica todo tipo de medidas coercitivas, si el país es estratégico, rico en recursos naturales, con una ubicación geoestrategica importante, pero difícil de mantener bajo dominación a través de los métodos tradicionales entonces se le acusa de grave violación a los derechos humanos para justificar la intervención, las sanciones económicas, el bloqueo e incluso una intervención militar para cambiar al represor y dictador, por uno mas «democrático».

La élite occidental está muy preocupada por el acercamiento de Nicaragua a Rusia, a raíz de la visita que hizo el presidente Ortega a Moscú en 2008 y la que hizo el presidente de Rusia Vladímir Putin a Managua en 2014 para el re lanzamiento de sus relaciones, y fortalecer el intercambio comercial, tampoco le sentó bien la firma del acuerdo de cooperación comercial y económica con Crimea para diversificar e impulsar sus relaciones comerciales. El acercamiento que tuvo China en la segunda década del presente siglo para la construcción de un canal de navegación, que conectaría el océano Atlántico con el océano Pacífico a través del lago de Nicaragua fue un verdadero desafío geopolítico, un canal de mayor capacidad bajo control chino sería un golpe blando,
lograría el gigante asiático mayor predominio sobre el comercio mundial y controlaría un paso estratégico en esta zona del mundo, sería una gran ventaja sobre la potencia norteamericana. EEUU busca por todos los medios implementar implementar en pleno siglo XXI la doctrina Monroe «América para los americanos».

Los occidentales como verdaderos enemigos de la humanidad, las naciones y los pueblos, incrementan la presión sobre Daniel Ortega y el pueblo nicaragüense, de la misma manera que lo ha hecho con otros gobiernos revolucionarios del mundo, es decir, que en Washington y las altas esferas de poder no soporta la idea de que otro país que anteriormente mantenían dentro de su esfera de influencia ahora se encuentre fuera de ella, mucho menos que se acerque a otro polo de poder, dígase Rusia o China. Cada vez que una nación lucha por su soberanía se tiene que enfrentar a los ataques exteriores, buscan por todos los medios impedir que se conforme un frente multinacional de resistencia en contra de sus políticas imperiales, mucho menos tolera el hecho de que el siglo XXI es el siglo d la multipolaridad, con diferentes polos de poder y su respectiva área de influencia, en donde cada Estado nación busca entrar en la esfera que más le conviene a sus intereses nacionales, no soporta la idea de no ser más el gendarme del mundo, la nación excepcional que lucha y libra guerras en nombre de la libertad y la justicia.

China y la Federación Rusa mantienen un modelo de relaciones internacionales muy diferente respecto a EEUU, mientras los dos primeros buscan un ambiente favorable para la cooperación y el desarrollo mutuo para beneficio de sus respectivas sociedades en un marco de respeto a la soberanía nacional y los derechos de los pueblos, así también, como a los modelos económicos y la forma de gobierno, los Estados Unidos continúa aplicando su antiguo modelo de relaciones aplicando la ley del garrote, sanciones económicas, embargos, asfixia económica en detrimento de los pueblos, manipulación mediática, guerra psicológica, intervencionismo y amenazas de invasiones, manipulación de
los derechos humanos en beneficio de sus intereses, no le gusta la idea de que nicaragua con el gobierno de Daniel ortega se convierta en un importante aliado de China y Rusia en la región centroamericana y se prolongue una resistencia contra el colonialismo, es decir, que le conviene mantenerlo como una verdadera república bananera sometida al dictado estadounidense.

EEUU busca mantener a Nicaragua condenada a la miseria en condición de subordinación a su proyecto para re colonizar América Latina, y convertir a los Estados soberanos en meras repúblicas bananeras con democracias simuladas, entreguistas y con gobiernos dictatoriales entregados y obedientes a los intereses occidentales, aún cuando todo sea en contra de la libertad, la democracia y los derechos de los pueblos. El pueblo de Nicaragua se prepara para hacer frente a los ataques imperiales en las urnas el próximo noviembre y repeler todo intento de dominación occidental.