pato

¡Hasta siempre compañero Pato Lucas!

Luis Manuel Somarriba Vallecillo, conocido en el mundo de la radiodifusión como “El Pato Lucas”, nació el 14 de febrero de 1947 en Managua, es considerado el mejor ingeniero de sonidos, musicalizador y artista de la grabación radial.

Dedicó casi toda su vida a la radio difusión; apoyó el arte nacional y la música; con su trabajo forjó una gran herencia y un legado importante en este medio de comunicación.

En 1964 el entonces «joven» capitalino de 17 años se acercó a Radio Católica para asumir el puesto de Office Boy. Al año siguiente pasó a integrarse a otra radio como mensajero y ahí mismo aprendió el oficio de Controlista de Cabina de Transmisión, un año más tarde se convierte en Grabador y Musicalizador. «Su verdadera vocación».

Luego trabaja en la «Voz de Nicaragua» y finalmente en la que se convertiría en su casa, hasta sus últimos días terrenales, pues hasta hace unos días los pasillos de esta emisora eran coloreados con los pasos silenciosos de este pintoresco personaje que además se convirtió en elemento guía de Radio Sandino.

El Pato Lucas

Su gran amigo y hermano; Otto de la Rocha lo condenó a portar el sobrenombre que pronto se convertiría en su nombre artístico Pato Lucas, (con ese mismo nombre lo recordará cada generación) y es que así lo bautizó el cantautor nicaragüense, en el programa radial el Indio Filomeno, donde Don Luis era su controlista.

Nuestro querido Pato; al igual que la caricatura tenía de corteza un carácter temperamental que escondía una grandeza de alma y corazón.  Logró procrear 13 hijos en total, de varias madres. “Tantas que ni me acuerdo”, chileaba él mismo.

Entre ellos: Elisabeth Somarraba; Patricia; Luis Manuel, Luis Enrique, Juan Carlos, Óscar Emilio, Reina, María Fernanda, Francisco Javier, Enrique, y la menor María José.

Luis Manuel, fue de los pocos hombres de radio que había trabajado todos los formatos tecnológicos, adecuándose así a las nuevas tecnologías implementadas en la comunicación, demostrando su versatilidad y capacidad creativa.

Desde esta su casa, El Pato Lucas ha sido no Productor de Audio; sino la guía de grandes locutores, ha podido grabarles música a los mejores artistas y ha estado detrás de las correcciones de todo tipo de textos que ni los licenciados en comunicación podrían hacer.

Grandes programas de la radiodifusión cuentan con su sello en la parte que le corresponde; Pancho Madrigal, El Indio Filomeno, Estampas Nicaragüenses, Los cuentos Rojinegros, Corporito y Lencho Catarrán, sólo por mencionar algunos, pero su lista ni él mismo ha podido establecerla.

El maestro de la radio, fue de esos que enseñan con firmeza y dureza, pero siempre por el bien del trabajo y por el bien del que se pone frente a un micrófono.

Su empeño, entrega, disciplina y hasta esa rigidez cuando estaba en un estudio de grabación le permitieron recibir varios reconocimientos.

Entre estos, recibió la Medalla del X Aniversario del Ejército Popular Sandinista, la Estatuilla de “La Gordita de Oro” Marina Cárdenas, “Brillante Actuación en el Programa Pancho Madrigal” en su 50 aniversario, la Asociación de Artistas “Rafael Gastón Pérez” también lo ha hecho reconocimientos al igual que el Comité de Elementos de la Época de Oro de la Radiodifusión Nacional 1960-1980. Por su puesto que su casa de labores, Radio Sandino, también le entrego más de un reconocimiento.

Nos resta decir que cuando escuchen una buena grabación radial o un buen programa piense en Luis Manuel Somarriba.

¡Hasta siempre nuestro muy querido y admirado Pato Lucas!

Redacción central