brasil_precios_combustibles_foto_efe

Gasolina y diésel subieron 70% y 90% durante mandato de Bolsonaro en Brasil

Una encuesta del Instituto de Estudios Estratégicos del Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles (Ineep), de Brasil, cuyos resultados se hicieron públicos este miércoles, reveló que durante el Gobierno de Jair Bolsonaro los precios de la gasolina y el petróleo subieron 70 y 90 por ciento, respectivamente.

Según el Ineep, cuando el actual mandatario asumió en enero de 2019 la gasolina costaba 4.27 reales/litro y en abril pasado llegó a 7.35 reales/litro. En cuanto al diésel, pasó de 3.54 a 6.73 reales/litro en ese mismo periodo.

Expertos atribuyen tal volatilidad a la política de Precio de Paridad de Importación (IPP) que la empresa Petrobras adoptó desde finales de 2016.

Recuerdan que dicho consorcio es estatal pero se comporta como un monopolio privado, y que con dicha política obtiene grandes dividendos mientras el pueblo brasileño sufre el impacto negativo del alza de precios.

Precisan que solo un 38 por ciento de estos dividendos se quedan en Brasil, mientras el resto se fuga. Agregan que solo en los tres primeros meses de este año, la empresa pagó a los accionistas 48.500 millones de reales en ganancias (más de 10.000 millones de dólares).

El economista Eduardo Costa Pinto calificó de “bravuconería” los supuestos ataques de Bolsonaro contra la subida de los precios de los combustibles, puesto que Petrobras es una empresa del Gobierno.

A juicio de Costa Pinto, los “cambios” aplicados en los impuestos que gravan el diésel y la gasolina han sido tan ineficaces como los cambios hechos en la jefatura de Petrobras.

Una investigadora del Ineep, Carla Ferreira, denunció que las modificaciones fiscales, la privatización de refinerías y otras medidas tomada por Bolsonaro no son más que paliativos que no solucionarán el alza de precios si no se renuncia al IPP.

Prensa Latina