seguridad-lara

Fortaleza estadística de la seguridad pública en Nicaragua

Por Francisco Bautista Lara

“La estadística es la gramática de la ciencia”.
Karl Pearson (Londres, 1857 – 1936).

La Policía Nacional de Nicaragua ha publicado la 28va. edición (mayo, 2022, impresa; digital en www.policia.gob.ni) con amplia información estadística de la actividad delictiva, de la seguridad pública y la seguridad de tránsito correspondiente al año 2021.

La primera publicación fue en 1992: Anuario estadístico 1991, recoge datos de doce años, desde 1980 a 1991. La segunda, en 1996, el Compendio estadístico 1991-1995, contiene la información de ese lustro. A partir de 1997 se publicó impresa (en la última década también digital) la estadística anual de la Policía Nacional según sus áreas de competencia, funcionamiento y resultados. Desde el Anuario Estadístico 1996, hasta el último, el Anuario Estadístico 2021, son 26 años con 26 publicaciones que sistematizan una ordenada y extraordinaria información de la seguridad ciudadana en Nicaragua, representando el registro estadístico policial público más sólido y completo de Centroamérica.

Cuando se fundó la Policía Nacional (5 de septiembre de 1979) como consecuencia del triunfo de la Revolución Popular Sandinista (19 de julio de 1979), que inició a desmontar el viejo sistema y sus decadentes instituciones para emprender algo nuevo, (según el pintor neerlandés Vincent van Gogh: “¿Qué sería la vida si no tuviéramos el valor de intentar cosas nuevas?”), después de adecuar el despliegue territorial, efectuar la depuración y desmovilización de más de cinco mil milicianos, combatientes y otros participantes populares que se involucraron o simpatizaron con la lucha por el derrocamiento de la Dictadura, después de establecer la estructura jerárquica, organizativa y funcional básica para cumplir la misión de servicio a la comunidad que asignaba el Estatuto de Derechos y Garantías (20 de julio de 1979): “La Policía Nacional estará sujeta a un régimen especial que tome en cuenta la naturaleza de sus funciones cívicas y de protección de la ciudadanía (Arto. 27), hubo desde el inicio y en la evolución de la organización policial, entre otras, dos prácticas y aprendizajes que contribuyeron al desarrollo profesional y a la efectividad de la entidad encargada de orden público como parte del nuevo capítulo de revolución y soberanía de la historia nacional: el registro estadístico y la planificación institucional. En buena medida ese ejercicio organizativo y funcional fue gracias a la generosa asesoría de la Policía Nacional Revolucionaria de Cuba que con fraternal y respetuosa solidaridad ayudaron a crear la Policía de Nicaragua, con enfoque comunitario y de servicio, una de las más eficaces y competentes de la región, y continuó profundizándose y actualizándose en la diversidad de los intercambios, capacitación, formación y asistencia técnica en los que participaron los funcionarios policiales en la ex URSS, RDA y Bulgaria, después en Alemania, Suecia, Rusia, España, Estados Unidos, Francia, Taiwán y los países de Centroamérica.