327737

El Presidente Xi Jinping propone Iniciativa para la Seguridad Global en la Inauguración de la Conferencia Anual del Foro de Boao para Asia 2022

El Presidente Xi Jinping señaló que actualmente, el mundo, nuestro tiempo y la historia están cambiando de formas nunca conocidas, planteando desafíos que deben ser tomados en serio por la humanidad. La historia humana nos ha demostrado que cuanto más difíciles sean las circunstancias, mayor será la necesidad de afianzar la confianza. Ninguna dificultad o revés podrá detener la rueda de la historia. Ante los múltiples desafíos, no podremos de ninguna manera dejarnos llevar por la desconfianza, la vacilación y el retroceso. En cambio, debemos consolidar la confianza y avanzar con intrepidez.

El Presidente Xi Jinping destacó que para romper la niebla y abrazar un futuro brillante, la mayor fortaleza proviene de la cooperación y la forma más efectiva es a través de la solidaridad. Los últimos más de dos años han sido testigo de los arduos esfuerzos de la comunidad internacional por responder a los desafíos de la pandemia de COVID-19 y promover la recuperación y el desarrollo de la economía mundial. Las dificultades y desafíos nos han enseñado con mayor claridad que la humanidad formamos una comunidad de futuro compartido que comparte tanto alegrías como penalidades y que todos los países deben seguir la tendencia de nuestro tiempo caracterizada por la paz, el desarrollo, la cooperación y las ganancias compartidas, avanzar por el rumbo acertado hacia la construcción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad, y afrontar juntos los desafíos y abrir un futuro brillante mediante la cooperación.

— Necesitamos trabajar juntos para defender la vida y la salud de la humanidad. Se nos exigen arduos esfuerzos para vencer definitivamente la pandemia de COVID-19. Los diversos países debemos apoyarnos mutuamente, reforzar la coordinación de las medidas antiepidémicas y mejorar la gobernanza global de salud pública, en aras de conformar una poderosa fuerza cohesiva internacional contra la pandemia. Debemos mantener la naturaleza de las vacunas como bien público global, garantizando su accesibilidad y asequibilidad para los países en desarrollo. Al respecto, China ha ofrecido más de 2.100 millones de dosis de vacunas a más de 120 países y organizaciones internacionales y seguirá llevando a cabo la donación prometida de 600 millones de dosis de vacunas a África y 150 millones a la ASEAN respectivamente, como parte de nuestro esfuerzo para cerrar la brecha inmunológica.

—Necesitamos trabajar juntos para promover la recuperación económica. Nos es menester persistir en construir una economía mundial abierta, reforzar la coordinación de macropolíticas, defender la estabilidad de las cadenas industriales y de suministro globales, y promover el desarrollo global equilibrado, coordinado e inclusivo. Hemos de persistir en el enfoque centrado en el pueblo, colocar la promoción del desarrollo y la garantización del bienestar del pueblo en un lugar destacado, avanzar en la cooperación práctica en los ámbitos prioritarios como la reducción de la pobreza, la seguridad alimentaria, el financiamiento para el desarrollo y la industrialización, en un esfuerzo concentrado por abordar el desarrollo desequilibrado e insuficiente, con vistas a dar impulsos a pasos seguros para traducir la Iniciativa para el Desarrollo Global en acciones concretas y resultados tangibles.

— Necesitamos trabajar juntos para defender la paz y la estabilidad del mundo. La mentalidad de Guerra Fría sólo socavará el marco global de la paz, el hegemonismo y la política de la fuerza sólo menoscabarán la paz mundial, y la confrontación entre bloques sólo exacerbará los desafíos de seguridad del siglo XXI. China quisiera proponer la Iniciativa para la Seguridad Global como lo siguiente:

Nos es menester persistir en la visión de seguridad común, integral, cooperativa y sostenible, y trabajar juntos para defender la paz y la seguridad mundiales; persistir en respetar la soberanía y la integridad territorial de todos los países, no intervenir en los asuntos internos de los otros países y respetar el camino de desarrollo y el sistema social elegidos de forma independiente por el pueblo de cada país; persistir en acatar los propósitos y principios de la Carta de la ONU, abandonar la mentalidad de Guerra Fría, oponernos al unilateralismo y desechar la política de grupos y la confrontación entre bloques; persistir en tomar en serio las razonables preocupaciones de seguridad de todos los países, atenernos al principio de la indivisibilidad de la seguridad, construir una arquitectura de seguridad equilibrada, efectiva y sostenible, y rechazar la búsqueda de la seguridad propia a expensas de la de los otros países; persistir en solucionar las discrepancias y disputas entre países de forma pacífica mediante diálogos y consultas, apoyar todo esfuerzo a favor de la solución pacífica de las crisis, rechazar el doble rasero y repudiar el abuso de las sanciones unilaterales y la jurisdicción de brazo largo; y persistir en defender la seguridad en áreas tanto tradicionales como no tradicionales, en respuesta conjunta a las disputas regionales y los problemas globales como el terrorismo, el cambio climático, la ciberseguridad y la bioseguridad.

—Necesitamos trabajar juntos para enfrentar los desafíos de la gobernanza global. Los países del mundo son como pasajeros a bordo de un mismo gran barco que comparten el mismo destino. Para que el barco navegue hacia un futuro brillante surcando las olas tormentosas, todos los pasajeros deben hacer esfuerzos mancomunados, y es simplemente inaceptable la idea de tirar a alguien por la borda. Al desarrollarse hasta hoy en día, la comunidad internacional ya se ha convertido en una máquina sofisticada e integrada. Actos para desmontar cualquier pieza someterán a toda la máquina a serios problemas de funcionamiento. Cuando esto suceda, tanto los afectados como los iniciadores de tales actos serán perjudicados. Hemos de adoptar una filosofía de gobernanza global de consultas extensivas, contribución conjunta y beneficios compartidos, hacer valer los valores comunes de la humanidad, y abogar por los intercambios y el aprendizaje mutuos entre diferentes civilizaciones. Nos es menester persistir en el verdadero multilateralismo, y defender firmemente el sistema internacional centrado en la ONU y el orden internacional basado en el derecho internacional. Y sobre todo, los grandes países deben dar ejemplo y llevar la delantera en honrar la igualdad, la cooperación, la buena fe y el imperio de la ley, actuando de una manera acorde con su estado.

El Presidente Xi Jinping enfatizó que en las últimas décadas, la región asiática ha mantenido la estabilidad en general y contemplado un constante y rápido crecimiento económico, creando así el “milagro asiático”. Cuando a Asia le va bien, el mundo será beneficiado. Hemos de seguir desarrollando y construyendo Asia como es debido, y demostrar la resiliencia, sabiduría y fuerza de Asia, y hacer de Asia un ancla estabilizadora para la paz mundial, una fuente de fuerzas motriz para el crecimiento global y un nuevo horizonte para la cooperación internacional.

Primero, hemos de defender resueltamente la paz de Asia. Hoy en día, los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica y el Espíritu de Bandung, ambos propuestos primero por Asia, revisten un mayor significado. Necesitamos acatar los principios como el respeto mutuo, la igualdad, el beneficio mutuo y la coexistencia pacífica, aplicar la política de buena vecindad y amistad, y mantener firmemente nuestro destino en nuestras propias manos.

Segundo, hemos de promover activamente la cooperación asiática. La entrada en vigor de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP, por sus siglas en inglés) y la entrada en funcionamiento del ferrocarril China-Laos han elevado efectivamente el nivel de la conectividad dura y blanda de la región. Nos es necesario aprovechar estas oportunidades para promover la formación de un gran mercado asiático más abierto y dar nuevos pasos en la cooperación asiática de ganancias compartidas.

Tercero, hemos de fomentar juntos la unidad asiática. Hemos de consolidar el estatus central de la ASEAN en la arquitectura regional y defender el orden regional que atiende de manera equilibrada e inclusiva las inquietudes y los intereses de todas las partes. Los países, sean grandes o pequeños, fuertes o débiles, y tanto dentro como fuera de la región, deben añadir esplendor en lugar de problemas a Asia, y necesitan avanzar juntos por el camino de la paz y el desarrollo, procurar entre todos la cooperación de ganancias compartidas y contribuir de la mano a la gran familia asiática de unidad y progreso.

El Presidente Xi Jinping indicó que permanecen inalterados los aspectos fundamentales de la economía china caracterizados por su fuerte resiliencia, enorme potencial, amplio margen de maniobra y sostenibilidad a largo plazo. Esto proporcionará gran dinamismo para la estabilización y la recuperación de la economía mundial, y brindará oportunidades de mercado más amplias a los diversos países. China implementará plenamente su nueva filosofía de desarrollo, acelerará el establecimiento del nuevo paradigma de desarrollo, y redoblará esfuerzos por promover el desarrollo de alta calidad. No importa cómo cambie el mundo, la confianza y la determinación de China en llevar adelante la reforma y la apertura no vacilarán. China seguirá invariablemente el camino de desarrollo pacífico, y siempre será un constructor de la paz mundial, un contribuyente al desarrollo global y un defensor del orden internacional.

Por último, el Presidente Xi Jinping dijo que avanzando a diario, uno no será desanimado por mil millas; haciendo constantes esfuerzos, uno no será intimitado por mil tareas. Siempre que avancemos de la mano sin cesar, sin duda aglutinaremos una gran fuerza para la cooperación de ganancias compartidas, venceremos todo tipo de desafíos en el camino y abrazaremos un futuro más brillante y hermoso para la humanidad.