29a41465-95e7-42ff-85a5-7ea7146d6165

Efeméride de la Revolución

Los años de lucha que desembocaron en el triunfo de la Revolución Popular Sandinista, tuvieron un costo muy elevado en vidas humanas. “La victoria tiene un precio elevado y triste”, decía el Comandante Carlos Fonseca Amador, no obstante, el único camino que quedaba era el de la lucha armada.

Es por eso, que Radio Sandino evoca la memoria de los caídos en la lucha por la liberación de Nicaragua y los que defendieron la Revolución durante la Guerra financiada por Estados Unidos, un 4 de julio.

En 1979, el pueblo de Nicaragua con el FSLN a la vanguardia continúa ininterrumpidamente la ofensiva final en contra de la dictadura somocista, las principales carreteras y cruces en el norte de Managua fueron tomadas por el FSLN.

Mientras tanto Unidades de Combate del FSLN atacaron el cuartel de la Guardia Nacional de Jinotepe. Así también en las acciones de Sébaco, columnas del Frente Norte “Carlos Fonseca” recuperaron gran cantidad de armamento, entre los que se encontraba una ametralladora antiaérea.

En el departamento de León, continuaban los fuertes combates entre la guardia y guerrilleros sandinistas por la toma del Fortín de Acosasco. En el marco de estos enfrentamientos, pasa al otro plano de vida el compañero Eugenio Pérez, quien era originario del barrio de Sutiaba, del mismo municipio.

En Estelí, Jinotega y Ocotal, la fuerza del FSLN dominaba la mayor parte de las ciudades y logró reducir a los esbirros somocistas a los cuarteles.

En el ámbito internacional, el país de Irak reconoció al Gobierno de Reconstrucción Nacional de Nicaragua. Además, se inició el aislamiento internacional de Somoza.
El Frente Sandinista de Liberación Nacional, denunció que se preparaban las condiciones para que Anastasio Somoza Debayle abandonara el país en 7 días.

Posteriormente al triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en el año 1982, cae el compañero Hernán Serrano Guillén, en la zona de Zelaya Norte.

En 1984 pasa a otro plano de vida el Compañero Isidro Sánchez Zamora, en la comunidad de Tawas en Río Blanco.

Así también, en el año 1985 cae en combate el compañero Franklin Alejandro García Mairena, en el Cerro Kilambé en Jinotega.

Por último, en 1988, el compañero Alfredo Carrasco Espinoza, cayó en la comunidad Las Ánimas del municipio de Palacagüina.

A todos ellos y a los mártires y héroes anónimos decimos Presente, Presente, Presente

Erika Machado