comision

Delegación de América del Norte condena acciones arbitrarias contra Gobierno Sandinista

Tras la toma de posesión, el pasado 10 de enero, Estados Unidos ha atacado ilegalmente el mandato del Presidente Daniel Ortega; acción por la cual los miembros de solidaridad con Nicaragua se han expresado al respecto, condenando las acciones arbitrarias que atentan contra la vida, estabilidad, tranquilidad y seguridad de las familias nicaragüenses.

Libre Sankara, representante de esta comisión expresó que “Condenamos las afirmaciones falsas, cínicas e hipócritas del gobierno de los Estados Unidos y sus aliados en la Unión Europea y en otros países que se niegan a reconocer a las autoridades debidamente elegidas de Nicaragua”.

Agregó: “Ellos no han presentado pruebas concretas que respalden sus afirmaciones, ni han explicado por qué ignoran los deseos del 75% de los que votaron por regresar a un gobierno Sandinista en una elección con una alta participación y que incluye a seis candidatos a la presidencia, entre ellos de partidos que han estado recientemente en el gobierno”.
 
Recordó que: “Estados Unidos finge preocupaciones sobre la democracia en el país mientras tiene enormes deficiencias en su propia democracia. Ignora el hecho de que no hubo democracia en Nicaragua hasta que los Sandinistas derrocaron la dictadura respaldada por Estados Unidos en 1979 y luego celebraron las primeras elecciones libres y justas de Nicaragua en 1984, elecciones que Estados Unidos se negó a reconocer. También ignora el hecho de que Ortega y los Sandinistas renunciaron pacíficamente en 1990 luego de celebrar elecciones en ese entonces”.

Comisión internacional reconoce proyectos sociales del bien común que ha ejecutado el Gobierno Sandinista
 
El representante, condenó: “la aplicación de medidas coercitivas ilegales y unilaterales contra Nicaragua y su pueblo por parte de EE.UU. y la Unión Europea, así como condenamos sus genocidas bloqueos económicos a nuestros hermanos países y pueblos de Cuba y Venezuela. Al retrasar o bloquear los préstamos de instituciones como el Banco Mundial, EE. UU. impide a propósito a proyectos destinados a aliviar la pobreza en Nicaragua y, al hacerlo, golpea a las comunidades más pobres, no a las figuras políticas que, según afirma, son sus objetivos”.
 
El comunicado, añadió que: “exigimos el cese de tan ilícitas políticas antidemocráticas y antihumanitarias contra Nicaragua y contra nuestros hermanos países y pueblos de América Latina y el Caribe y del resto del mundo. Estados Unidos ha intervenido en Nicaragua durante más de un siglo y nunca ha aceptado la Revolución Sandinista y su líder. Los Estados Unidos nunca ha abandonado la idea de la Doctrina Monroe en la que EE. UU. afirma el dominio exclusivo sobre el hemisferio occidental y se reserva el derecho de intervenir en cualquier país para mantener este dominio y evitar que naciones de otras partes del mundo ejerzan influencia propia”.
 
La comisión felicitó al pueblo y gobierno de Nicaragua por su decisión de afirmar nuevamente su independencia, esta vez a través del restablecimiento de relaciones con la República Popular China, de acuerdo con las políticas de la gran mayoría de los países y pueblos del mundo que defienden el principio de la integridad territorial de China.
 
Creemos firmemente que este nuevo período de la presidencia del pueblo de Nicaragua, encabezado por el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo, en firme alianza con los pueblos y gobiernos revolucionarios de Cuba y Venezuela y otros países afines, incluidos otros aliados en América Latina así como la República Popular China, la República Islámica de Irán, la Federación Rusa y las naciones de África y Asia, Nicaragua está entrando en otro período de esfuerzos victoriosos para eliminar la pobreza y la injusticia y asegurar la paz y la seguridad para el pueblo de Nicaragua y para la humanidad”; culminó la misiva.

Periodista: Fenia Rodríguez