foto: Rt
foto: Rt

China realiza una estación de investigación científica no tripulada en las profundidades del mar

Igualmente se encuentran desarrollando una tecnología similar para armas de aguas profundas, incluidos misiles inteligentes.

Investigadores de la Academia de Ciencias de China (ACCh) han desplegado en el lecho marino una estación de experimentación científica que puede operar a largo plazo sin tripulación. Los científicos a bordo del buque de investigación Tansuo-2, que transporta el sumergible tripulado Shenhai Yongshi, la desplegaron durante su expedición en un lugar no revelado. La estación es un nuevo sistema de exploración de aguas profundas ideado por China en los últimos años, indicó la ACCh a la agencia Xinhua.

El sistema cuenta con una estación base en aguas profundas como centro y puede llevar diversos tipos de sumergibles sin tripulación. Dispone de laboratorios químicos/biológicos y otras plataformas, con el fin de llevar a cabo una serie de experimentos y exploraciones sobre la vida y las condiciones del lecho marino. Tiene capacidad para analizar las muestras en el mismo lugar donde se toman, evitando así daños o pérdidas de datos debido a los cambios ambientales o la contaminación, explicó Chen Jun, investigador de la ACCh.

los investigadores podrán controlar remotamente la estación y todos los datos se transmitirán regularmente al centro de control terrestre a través de planeadores submarinos. Su sistema de energía puede almacenar 1.000 kWh de electricidad y operar de forma continua en el fondo marino por más de 6 meses. Durante una prueba se conectó a la estación base y llevó a cabo una serie de ensayos: comunicación inalámbrica y conmutación de modos de la estación.

Por su parte, South China Morning Post informó que el gigante asiático también está desarrollando una tecnología similar para armas de aguas profundas, incluidos misiles inteligentes que se pueden colocar en aguas sensibles. Sin embargo, para estos fines, se necesitaban suministros de energía a largo plazo para que el dispositivo esté al acecho durante mucho tiempo. Otro desafío es que los sistemas también tendrían que poder comunicarse a profundidades de miles de metros para activar el armamento.

China ha construido una extensa red de observación oceánica durante la última década, que cubre el mar de la China Meridional, el océano Pacífico occidental y el océano Índico oriental.

Fuente: Rt